Monthly Archives: marzo 2016

Derecho penal Preventivo – los modelos de Compliance

La reforma del Código Penal, a través de la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, introdujo en nuestro ordenamiento jurídico la responsabilidad penal de las personas jurídicas. El fundamento de la imputación de la persona jurídica reside en la conducta delictiva de sus dirigentes o en el incumplimiento de sus obligaciones de control sobre los subordinados.

Recientemente, la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, reformó el art. 31 bis del Código Penal impulsando la necesidad de que las empresas cuenten con programas de prevención e incorporando una completa regulación de los modelos de organización o gestión (programas de compliance) cuya observancia permite exonerar la responsabilidad penal de la persona jurídica, bajo determinadas condiciones.

Los programas de organización y gestión o “corporate compliance programs” tienen que promover una verdadera cultura ética empresarial, de cumplimiento de la legalidad en general y, por supuesto, de la legalidad penal pero no solo de ella.

La Fiscalía General del Estado ha publicado la esperada Circular 1/2016 mediante la cual analiza la responsabilidad penal de las personas jurídicas y da instrucciones a los fiscales para valorar la eficacia de los planes de compliance o cumplimiento normativo en las empresas.

Según la referida Circular, los programas de organización y gestión deben ser claros, precisos y eficaces, y perfectamente adaptados a la empresa y sus concretos riesgos. Deben servir para identificar y gestionar adecuadamente los riesgos, estableciendo medidas para neutralizarlos. Deben garantizar altos estándares éticos, de manera singular en la contratación y promoción de directivos y en el nombramiento de los órganos de administración. La existencia de unos canales de denuncia es otro de los elementos clave de los modelos de prevención, así como establecer un sistema disciplinario y un sistema de revisión y supervisión del modelo de prevención de delitos delegando dicha función a un órgano específico con poderes autónomos de iniciativa y de control.

Sin duda vamos hacia la implementación de una verdadera cultura ética corporativa, de cumplimiento normativo, en las empresas. El objeto de introducir modelos de organización y gestión en las empresas no es solo evitar la sanción penal de la empresa sino comprometerse para trasladar una cultura de cumplimiento de la legalidad en la empresa.