Monthly Archives: febrero 2017

La Administración de Comunidades de Propietarios

Muchas comunidades hoy en día aún no cuentan con los servicios de un Administrador de fincas, y el Presidente, a veces elegido por sorteo, acaba asumiendo numerosas obligaciones legales.

La gran variedad de normativas existentes y que puede afectar a la Comunidad de propietarios hace casi imperativo la contratación de un Administrador de fincas; en numerosas ocasiones bien por ahorrar algo de dinero, bien por costumbre, se deja en manos del Presidente un gran número de obligaciones, implicando muchas de ellas un gran responsabilidad personal.

El Presidente puede verse por ejemplo en la necesidad de contratar con un electricista a fin de hacer una pequeña reparación: en ese caso deberá verificar primeramente que este dado de alta, que tenga la cualificación adecuada, que disponga de un seguro de responsabilidad civil vigente y en cantidad suficiente, si éste electricista a su vez tiene trabajadores, verificar que éstos estén asegurados, que tengan a su vez la titulación técnica exigida. También deberá verificar el Plan de riesgos laborales existente, así como el cumplimiento de las medidas preventivas establecidas, y que los operarios lleven el equipo de trabajo especificado.

El presidente, siguiendo con el ejemplo anterior debería suscribir un contrato con dicho electricista a fin de determinar el precio del trabajo a realizar, su contenido, tiempo de realización, medios puestos a disposición, etc.

En definitiva en este ejemplo podemos observar que para una actuación aparentemente simple, contratar un electricista, al presidente se le presentan numerosas complicaciones a fin de cumplir con todas las obligaciones legales y evitar responsabilidades. Es por ello que en los tiempos que corren parece preferible dejar en manos de un Administrador de fincas, con supervisión del Presidente, la gestión ordinaria de la Comunidad.

El artículo 553.18 del libro V del código Civil de Cataluña. Establece que  «El administrador gestiona los asuntos ordinarios de la comunidad y ejerce las siguientes funciones : Tomar las medidas convenientes y hacer los actos necesarios para conservar los bienes y el funcionamiento correcto de los servicios de la comunidad; velar por que los propietarios cumplan las obligaciones y hacerles las advertencias pertinentes ; preparar las cuentas anuales del ejercicio precedente y el presupuesto; ejecutar los acuerdos de la junta de propietarios y efectuar los cobros y pagos que correspondan; decidir la ejecución de las obras de conservación y reparación de carácter urgente, de todo lo cual debe dar cuenta inmediatamente a la presidencia; pagar, con autorización de la presidencia, los gastos de carácter urgente que pueden correr a cargo del fondo de reserva; y las demás funciones que expresamente le sean delegadas por la junta de propietarios o atribuidas por la ley».