Las Hipotecas Multidivisas

En Tribunal Supremo, mediante la reciente Sentencia 608/2017, de 15 de noviembre, ha declarado la nulidad parcial de una hipoteca multidivisa. En este caso en particular, un préstamo comercializado por Barclays (ahora Caixa Bank).

Este tipo de hipotecas se comercializaron, sobretodo, justo antes de la crisis financiera como una alternativa muy ventajosa al resto de préstamos hipotecarios. Constituían, sin embargo, un tipo de préstamo de alta complejidad, y en la mayoría de los casos, los prestatarios desconocían la trascendencia económica que conllevaría concertar una hipoteca en yenes o francos suizos (las más habituales).

En definitiva, la entidad bancaria no facilitó al consumidor la información suficiente para que comprendieran el alcance y las consecuencias de este tipo de préstamo. No explicó adecuadamente la naturaleza de los riesgos asociados al préstamo en divisas.

La realidad es que esas divisas se apreciaron significativamente durante la crisis y provocó que no sólo las cuotas se incrementaron, así como los gastos derivados, sino que la equivalencia en euros del capital pendiente de amortizar aumentó en lugar de disminuir a medida que iban pagando las cuotas periódicas, lo que resulto gravemente perjudicial para el prestatario, llegando a situaciones en las que el prestatario, pese al transcurso y pago de las cuotas durante años, adeudaba un capital en euros mayor que el que fue solicitado.

El Tribunal Supremo, que recoge la doctrina establecida por el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea, mediante Sentencia de 20.9.2017, considera que al comercializar este tipo de préstamos se incumplió el control de transparencia que establece la Ley de Condiciones Generales de la Contratación, así como la Ley General de Defensa de Consumidores y Usuarios, declarando nula la cláusula y eliminando las referencias a la denominación en divisas del préstamo, quedando como un crédito concedido en euros y amortizado en euros.

Barclays, ahora en manos de Caixa Bank, Bankinter y Popular fueron algunas de las entidades que más comercializaron este tipo de productos, según la Asociación de Usuarios Bancarios (Asufin), causando fuertes perdidas a unos 70.000 consumidores en España.

Sin duda, este nuevo varapalo judicial a las hipotecas multidivisas provocará un nuevo alud de demandas de los consumidores amparados por la legislación europea y la referida Sentencia del Tribunal Supremo.