El impago de la pensión de alimentos

Una de las cuestiones más conflictivas tras la crisis familiar es el impago de las pensiones de alimentos. Y, sin duda, es importante tener en cuenta los plazos con los que jugamos en la reclamación del impago, pues el previsto por el Derecho Civil Catalán es de tres años (art. 121-21), mientras que en los casos en los que es de aplicación el Derecho común el plazo es de cinco años (art. 1.966 CC).

Para proceder a la reclamación de las pensiones de alimentos debe instarse un procedimiento de ejecución de la Sentencia de separación o divorcio que estableció como consecuencia derivada el pago de una pensión de alimentos.

En los casos de ejecución de la Sentencia de separación o divorcio, los Tribunales admiten como causa de oposición la prescripción del derecho fundamentándolo en el hecho de que “La prescripción de la acción como motivo de oposición es oponible en la ejecución de títulos judiciales al estar amparada en un precepto sustantivo, art. 121-21 CCCat“.

Por otro lado, la prescripción no solo es apreciable en los casos de impago de la prestación alimenticia propiamente dicha, sino que también puede apreciarse respecto a las cantidades por las actualizaciones de las pensiones y, por supuesto, respecto a los gastos por actividades extra escolares y gastos extraordinarios.

Existe otra diferencia entre la regulación del Código Civil Catalán y el Código Civil respecto a los supuestos de suspensión del plazo de prescripción. Se pretende, en definitiva, evitar que el titular del derecho a la pensión de alimentos que no ha podido interrumpir el plazo de prescripción, ya sea por motivos ajenos a él o por motivos personales o familiares.

Hasta ahora solo se habían tenido en cuenta como causas de suspensión los casos de guerra o grave crisis social. Ahora se incluyen también circunstancias subjetivas derivadas de razones personales o familiares. Esas causas vienen recogidas en el art. 121-15, las referidas a razones personales o familiares en el art. 121-16; y las relativas a la mediación en el art. 121-18.

En cualquier caso, y a fin de evitar que la acción de reclamación de las pensiones de alimentos prescriban, resultará sumamente útil enviar periódicamente una reclamación fehaciente al obligado al pago.